Tiburón Cebra

El tiburón cebra, también conocido como el tiburón leopardo o Stegostoma Fasciatum, es un tiburón muy interesante. Muchos incluso han sido testigos de esta criatura de primera mano, ya que muchos acuarios públicos los tienen en cautiverio.

Este tiburón realmente cambia de aspecto a lo largo de su vida. Los juveniles tienen rayas en la piel (de ahí el nombre de «cebra»). Pero a medida que se convierten en adultos, su piel se vuelve más manchada (de ahí el nombre de «leopardo»).

Datos del Tiburón Cebra

El Tiburón Cebra puede alcanzar los 3,5 metros y pesar hasta 30 kilos. Estos tiburones tienen una vida de 25 a 35 años.

Estos son habitantes del fondo y son considerados «peces alfombra». Tienen una gran capacidad de respirar fácilmente mientras descansan en el fondo del mar. Normalmente, apuntan hacia el flujo natural de agua y bombean agua a través de su branquias sin requerir ningún movimiento.

Hábitat

Aman las aguas tropicales del Indo-Pacífico y se encuentran a menudo en arrecifes de coral o llanuras arenosas con profundidades de hasta 70 metros (230 pies). Las cebras prefieren aguas poco profundas con suficientes lugares para esconderse y descansar.

Comportamiento de la caza

Una cebra pasa la mayor parte del día descansando en el fondo marino. Son cazadores nocturnos, así que al caer la noche, se energizan.

Este nadador lento usa un movimiento similar al de las anguilas. Con bocas pequeñas y mandíbulas fuertes, prefieren presas como cangrejos, moluscos, peces óseos pequeños y camarones.

Como se trata de un tiburón relativamente pequeño, deben preocuparse constantemente de ser cazados al mismo tiempo que están cazando. Se sabe que otros tiburones y animales marinos comen cebras.

Descendencia

Como son ovíparos, las hembras producen hasta 50 cápsulas de huevos en un período de 4 meses. Los huevos se fijan en corales o rocas hasta que las crías eclosionan.

Relación del Tiburón Cebra con los humanos

El ser humano pesca este tiburón tanto para el deporte como comercialmente por su carne, aletas, aceite de hígado, así como por la producción de harina de pescado.

La amenaza para los humanos es extremadamente baja. Se trata de un tiburón relativamente lento, pequeño y no agresivo. Sólo se ha registrado un caso de ataque no solicitado. La mayoría de las mordeduras son el resultado de buceadores que se agarran a sus colas o intentan montarlas.

Deja una respuesta