Tiburones y Delfines… ¿Quién ganará?

Se sabe desde hace mucho tiempo que algunos tiburones prefieren evitar a los delfines.

Y especialmente a los delfines calderones. Los tiburones se alejan cuando los ven. Aunque se han encontrado restos de delfines en el estómago de algunos tiburones.

Delfines y Tiburones

¿Por qué los tiburones temen a unos animales tan simpáticos y amables? Sigue leyendo.

Los delfines son mamíferos que viven en grupo y son muy inteligentes. Es bien sabido que los delfines no son tan inofensivos como parecen y saben cómo defenderse…

delfines y tiburones-6

Cuando ven a un tiburón agresivo atacando, inmediatamente ataca toda la manada de delfines sin darle al tiburón la oportunidad de sobrevivir.

Por eso los tiburones tienden a evitar las manadas con demasiados delfines.

Los delfines tienen algunas ventajas sobre los tiburones por la forma en que están construidos sus cuerpos: Sus aletas superiores los hacen muy flexibles. La combinación de piel suave y estructura esquelética flexible los hace muy aerodinámicos.

La cola horizontal de los delfines les permite girar con rapidez e impide el ataque de los tiburones desde abajo hacia arriba, lo que puede ser efectivo en la lucha contra las colas verticales de los tiburones.

Y mientras se mueven hacia abajo, los delfines tienen una cola horizontal que les permite más movilidad y una forma más rápida de cambiar de dirección.

En un ataque rápido, las cabezas de los delfines tienen una piel muy gruesa y fuerte, y actúan como un casco biológico, protegiéndolos y a la vez usándolo como arma de ataque y defensa contra los tiburones.

delfines y tiburones-4

Los delfines se pueden colocar varios metros por debajo del vientre de los tiburones, y si nadas rápido y golpeas el suave vientre del tiburón con tu nariz… Bueno, tienes muchas probabilidades de que un tiburón te deje en paz.

Cuando tienen que defenderse los delfines se protegen entre sí contra los ataques de los tiburones con sus narices gigantes.

Suelen golpear las branquias de la cabeza del tiburón para atontarlo y poder rodearlo y hacer suficiente daño para matarlo después durante el ataque real al vientre, de modo que, o bien lo mataban o lo asustaran al tiburón lo suiciente para que se alejara nadando.

El Tiburón es un depredador que nada solo en la gran mayoría de ocasiones, mientras los delfines viajan en grupos. Las llamadas manadas.

Cada vez que un miembro del grupo está en peligro, el resto de los delfines vendrá en su ayuda, evitando dejarlo nadando solo.

Se conocen casos de delfines que rescatan a personas de los tiburones, y con sólo haber dos o tres delfines, los tiburones prefieren mantenerse alejados de los delfines en lugar de enfrentarse a ellos.

delfines y tiburones-3

Cuando deciden atacar a los delfines bebé: por lo general no pueden evitar atacar una manada llena de delfines bebés, pero la mayor ventaja de los delfines es su inteligencia: utilizando la ecolocalización, que les permite moverse rápidamente en el agua, por ejemplo, los pequeños delfines bebé se esconden de los tiburones mientras éstos atacan otros objetivos.

De este modo evita la mejor oportunidad del tiburón de matar o atacar al delfín, que es cuando el tiburón está oculto de sus ojos porque son depredadores silenciosos, pero cuando el primer intento falla, el delfín se mueve fácilmente para luchar contra el enemigo.

Los delfines pueden reagruparse y son increíblemente rápidos en defenderse contra los tiburones.

Debido a que pueden nadar más rápido que la mayoría de los tiburones, se han convertido en una presa escurridiza que no vale la pena intentar conseguir, según los datos proporcionados por los grupos de apoyo a las ballenas y los delfines.

delfines y tiburones-5

Un tercio de los delfines que viven en las aguas de Sarasota, Florida, han sido heridos por incidentes con tiburones.

Sin embargo, mientras que los tiburones se consideran la mayor amenaza para los delfines en algunas partes del mundo, hay otra especie que asusta a los tiburones blancos: las orcas, que cazan a los tiburones blancos cuando no tienen suficiente comida, usando sus enormes y fuertes colas para golpearlos.

No pueden moverse tan ágilmente como ellas, por lo que el gran tiburón blanco prefiere huir inmediatamente de las orcas, porque a éstas les interesa especialmente comerse sus hígados, lo que hacen quitando minuciosamente el hígado del tiburón y tirando el resto de su cuerpo.

Por todos estos motivos, no es de extrañar que los tiburones le teman a cualquier delfín aunque no esté nadando en manadas.

Deja una respuesta